Proceso psicológico que se realiza con individuos que presentan dificultades o problemas, a través de la interacción y vínculo que se establece entre terapeuta y consultante, donde se trabajan los temas de conflicto por medio de diversas técnicas de intervención.

  • ¿Cuáles son sus objetivos?

Como objetivo fundamental, se propone fortalecer psíquica y emocionalmente al consultante para que pueda afrontar las dificultades y problemáticas de su vida.

Se trabaja para que la persona tenga una mayor comprensión y conocimiento de sí mismo, de su contexto y de las relaciones que establece con éste, y que pueda ir desarrollando recursos y habilidades internas, que le faciliten lograr cambios en el presente para resolver problemáticas actuales, y a su vez, le permitan conseguir un crecimiento personal y autonomía suficiente para hacerle frente por si mismo a  situaciones futuras.

A lo largo del proceso terapéutico, el logro de objetivos le ofrece al paciente:

    • Lograr cambios positivos en distintas áreas de su vida
    • Superar desafíos
    • Resolver problemas
    • Sobrellevar momentos de crisis
    • Explorar y reconocer sus emociones, actitudes, conductas, cogniciones, sentimientos, percepciones
    • Fortalecer su autoestima y concepto de sí mismo
    • Redefinir pensamientos y creencias limitantes que le faciliten a la persona  producir alternativas de cambio que mejoren su desarrollo y el logro de objetivos.

 

  • ¿Qué tipo de problemas se tratan?

Los motivos de consulta más frecuentes suelen ser:
  •  

    • Ansiedad
    • Estrés
    • Crisis Vitales
    • Miedos
    • Pérdidas
    • Duelos
    • Timidez
    • Dependencia Emocional
    • Baja Autoestima, Inseguridad en sí mismo, Bajo Autoconcepto
    • Problemas de Relación
    • Dificultad en la puesta de Límites y como sostenerlos
    • Falta de Habilidades Sociales
    • Problemas de Comunicación
    • Motivación
    • Planificación de Objetivos
    • Baja Tolerancia a la Frustración
    • Impulsividad
    • Enojos - Ira
    • Maltrato
    • Insatisfacción Personal
    • Inestabilidad Emocional
    • Dificultades en el Área Laboral
    • Dificultades sexuales
    • Problemas en las Relaciones Familiares, Sociales y de Pareja
    • Conflictos y malestar Laboral, Académico u ocupacional
    • Confusión Personal respecto a Proyectos de Vida
    • Dificultad en la Toma de Decisiones

 

  • ¿Cuándo pedir ayuda?

Es recomendable hacerlo cuando la problemática que presenta la persona le implica un malestar significativo de manera que deteriora su vida en áreas importantes como lo personal, familiar, de pareja, social, laboral o académica.

Así mismo, cuando el individuo reconoce que sus herramientas personales no le han sido suficientes para superar la problemática que le aqueja.

También un Proceso Terapéutico es una alternativa para personas que quieren conocerse más profundamente, comprender modos de ser y conductas que pueden provocarle malestar en ciertas ocasiones, aún cuando no se encuentren atravesando un momento de crisis, sino que la contemplan como una herramienta de crecimiento personal y prevención de conflictos.